En N&G Soft Inc queremos destacar en el #DíaMundialdelMedioAmbiente ejemplos de microfinanzas “verdes”, que responden positivamente a los retos y oportunidades presentadas por el medio ambiente y cómo las empresas contribuyen al desarrollo económico, la inclusión social y la sostenibilidad medioambiental.

Existe una relación muy estrecha entre las microfinanzas y el medio ambiente esto debido a temas de inversión y desarrollo económico, ya que si se saben aprovechar los recursos que éstas dos herramientas nos brindan podemos hacer crecer una idea, negocio, mejorar nuestra situación económica, entre muchos otros beneficios.

Un ejemplo muy sencillo es el impacto que tuvo el financiamiento, por parte de una institución microfinanciera Mexicana, al aumentar la eficiencia energética de un negocio al que no se había considerado su crecimiento (una bodega en una zona muy transitada y de bajos recursos en Guadalajara, México), a la dueña se le planteó el cambio de su refrigerador por uno nuevo y no mostró mucho interés ya que desconocía el tema de la eficiencia, pero cuando le plantearon las vértices, cambió de idea. Después de 4 meses, la factura de la electricidad se dividió en dos; para sorpresa de todos sus ventas se vieron incrementadas. Ahora podía almacenar los productos que le dejaban más utilidad. Este tipo de financiamiento, de eficiencia energética, tuvo un efecto positivo no solo en el medio ambiente sino también en la competitividad del pequeño negocio.

Otro claro ejemplo de la relación existente entre las microfinanzas y el medio ambiente, son los problemas ocasionados a los clientes rurales de instituciones financieras a causa de los efectos del cambio climático. Sequías, inundaciones y demás fenómenos climáticos reducen e incluso eliminan los ingresos económicos de productores agropecuarios. Lecheros Bolivianos se preocupan porque la falta de agua les impide obtener lo necesario para alimentar a sus animales. Eso afecta la producción y cuidado de los animales obligando a los lecheros a emigrar en busca de otro sustento. Instituciones microfinancieras en la región Andina financian una serie de estrategias para fortalecer a estos productores como: barreras rompe-viento, sistemas de drenaje agrícola y sistemas agrosilvopastoriles.